Este año que se termina es un año de grandes cambios en el magisterio peruano, gana el Estado, pierden los antiguos directores, y los docentes ven con seriedad y temor el futuro